A mis muertas

A la que no podía dormir si una luz no le iluminaba la cara, a la que se rompió el corazón una y otra vez sin motivo, a la que amó sin respuesta pero amó al fin y al cabo, a la que pensó en desaparecer tantas veces al día que se asustó de sí misma, a la que no podía llorar por mucho que lo intentase, a la que no le importaba destrozarle el corazón a alguien a quién no quería, a la que se escondía tras palabras para no romperse, a la que nunca se atrevió a dar un paso adelante, a la que le daba miedo abrirse al mundo por si este la destrozaba, a la que creía que los demás podían decidir quién era o cuanto valía, a la que amaba sin miedo y con ternura, a la alegre y divertida, a la despreocupada, a la clasista, a la “especial”, a la que estaba ciega, a la fría, a la dormida.

A todas las versiones de mí misma que se han desvanecido, a todas mis partes muertas, a mis recuerdos amargos y borrosos

Tan sólo puedo daros las gracias. Vuestro sacrificio me trae directamente hasta aquí, hacía toda mi inmensidad caduca. Mis partes seguirán muriendo, pero sus cadáveres siempre estarán conmigo.

 

 

(Imagen 8/11/2014)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s