Pequeña primavera

Se desborda la primavera ante mis ojos. Ni siquiera ha desplegado todavía toda su belleza y ya me está desvistiendo el alma, como diría mí ya querido M. H. La sangre del trigo deja brotar sus gotas sobre los verdes campos, la misma sangre que circula por mis venas. Mis ojos cansados las observan y […]